¿Qué tal si aprovechamos el confinamiento para hacer un huerto en el balcón o la terraza?

Poner las manos en la tierra, planificar cómo colocar las diferentes especies y estar en contacto con las plantas puede ser una actividad muy relajante, entretenida y súper educativa para los niños, niñas y jóvenes (y para los adultos). Si ya teníamos algunas jardineras con plantas decorativas ahora es el momento de tener cuidado y darles un pequeño empujón. Ya que no podemos salir a dar una vuelta por la naturaleza, hagamos que la naturaleza llene nuestro balcón.

> Descubre los beneficios (individuales y colectivos) de cultivar un huerto (Catalunya Ràdio)

¿No sabes por dónde empezar? Aquí te damos algunas pistas…

1. Germinar semillas i reaprovechar hortalizas

Si tenemos semillas para hacer germinados para la ensalada podemos hacerlas germinar en potes de cristal o bandejas germinadoras. Las tenemos que poner en remojo durante una noche y después a germinar. Las vamos regando cada día y después de 2 o 3 días ya los podremos poner en la ensalada.

La primavera también es un buen momento para cultivar semillas de cultivos como rábanos, zanahorias, judías, perejil, albahaca, tomate, calabaza,… y hacer tu propio plantel para el huerto.

Para la germinación hay que tener en cuenta, sobret odo, que no tenemos que enterrar demasiado las semillas (lo ideal es poner un poco de tierra por encima) y tienen que estar entre 18 y 25 grados para poder germinar bien. En este artículo encontrarás más trucos para la germinación.

El plantel lo podemos preparar en pequeños recipientes como envases de yogur, tetrabricks, hueveras de cartón, cáscara de huevo, tiestos, jardineras,…

¿Pero sabías que hasta hay hortalizas que no hace falta plantar la semilla, sino que puedes reaprovechar los restos de lo que te has comido para que brote una nueva planta? Por ejemplo mira lo que proponen en este artículo: prueba de poner el culo del apio, el puerro, el ajo o la zanahoria en remojo con un poco de agua y verás como después de unos días empiezan a brotar. Cuando tengan algunas hojas verdes ya se podrán plantar en la tierra.

En plataformas como Youtube o Pinterest se encuentran muchos ejemplos, aquí tienes algunos:

2. Huerto en jardineras o mesas de cultivo

Tener un huerto en el balcón es fantástico para transmitir valores de autogestión a los hijos e hijas, para que aprendan a tener cuidado de otros seres vivos, comprender el círculo de la vida, descubrir la biodiversidad que hay en un huerto, transmitir los hábitos saludables, para que experimenten con la tierra y diferentes materiales, apra que disfruten del contacto con la naturaleza,… y a demás, favorece la biodiversidad urbana y un estilo de vida más sostenible.

Así que, ¿a qué esperamos?

Aspectos importantes a tener en cuenta para el huerto en el balcón:

  • La ubicación: la mesa de cultivo o jardineras donde pondremos el huerto tienen que tener luz solar el máximo de horas posible, por lo tanto, las ubicaremos preferiblemente orientadas al sur.
  • El contenedor: Lo más recomendable de hacer un buen huerto urbano en el balcón o la terraza son las mesas de cultivo, porque son espaciosas, tienen un volumen ideal para las raíces (20cm de profundidad), son cómodas porque podemos trabajar en el huerto sin agacharnos,… pero evidentemente, también podemos hacer un huerto en recipientes más pequeños como jardineras, tiestos, garrafas de agua, … en Internet también encontrarás tutoriales de cómo hacer una mesa de cultivo con palets.
  • El sustrato: el sustrato (la tierra de cultivo) tiene que ser rico en materia orgánica y esponjoso para que las raíces puedan desarrollarse correctamente. Lo ideal para los huertos en mesas de cultivo es una mezcla de fibra de coco (60%) con compuesto o hummus de gusano (40%), pero también podéis encontrar la mezcla ya preparada en tiendas especializadas (también por Internet). Aquí tenéis un artículo que explica cómo preparar el sustrato.
  • El riego: idealmente, si tenemos un grifo en el balcón o terraza, podemos instalar riego de gota a gota automático o con cintas exudante, pero sino también podemos regar con la regadora, evitando mojar las hojas (el agua tiene que caer directamente en la tierra) y controlando la humedad. ¡Ni mucho ni poco!
  • Las asociaciones de cultivos: ¿sabías que hay plantas que se ayudan entre ellas para crecer mejor (compatibles o asociaciones positivas) y en cambio hay plantas que no va bien plantarlas de lado (incompatibles)? A esto se le llama conocer las asociaciones de cultivos, que son muy importantes, especialmente en huertos de pequeñas dimensiones como huertos en el balcón. En la guía práctica de horticultura ecológica del Ayuntamiento de Barcelona encontraréis mucha información sobre las asociaciones de cultivos.
  • Control de plagas: ves controlando de manera regular la aparición de plagas. El pulgón se puede sacar mecánicamente con los dedos, vigilando no hacer daño a las hojas. Cultivar plantas como albahaca, romero, claveles de moro, caléndulas o cebollas en medio de las hortalizas puede ayudar en el control de plagas porque son repelentes para los insectos. Si tienes que recorrer a productos fitosanitarios, usa siempre métodos o productos especiales para el cultivo ecológico. También puedes construir un hotel de insectos para atraer los insectos beneficiosos para el huerto y, a demás, aumentar la biodiversidad de tu ciudad. ¿Sabes cómo hacer un hotel de insectos?
  • El abono: Después de los primeros meses de cultivo los nutrientes se irán agotando. Por esto es importante que pongamos un buen abono después de la primera cosecha para preparar la tierra para la segunda. Para abonar la tierra se puede usar estiércol, o compuesto vegetal. Aquí algunos artículos sobre cómo hacer compuesto:
  • Calendario de siembra: es importante que tengas en cuenta el calendario de cultivo que será una guía para saber cuándo tienes que sembrar o cosechar cada especie en función de la climatología.

3. Esquejes de plantas ornamentales

Y por último, nos gustaría recomendarte que ¡no te olvides de la belleza! Si bien las hortalizas ya aportan mucho color, volumen y olores perfumadas a tu balcón, las plantas ornamentales son las reinas de la decoración vegetal. ¿Y sabías que no hace falta ir a comprar nuevas sino que sin salir de casa puedes conseguir tener muchas más plantas?

Si ya tenías algunas plantas suculentas, cactus o geranios, prepara esquejes y replántalos en otros tiestos. Si no, puedes mirar los balcones o terrazas de los vecinos y pedirles que te preparen uno… podéis quedar en que te lo dejen en un rincón de la portería para que puedas ir a buscarlo en el momento de ir a comprar. Seguro que encuentras solidaridad entre los vecinos y vecinas para conseguir un pequeño esqueje que dé vida a tu balcón.

Una vez has cortado una ramita (esqueje), lo plantas en tierra buena (el mismo sustrato para el huerto puede ser una buena idea) y lo riegas. Puede ir bien para ayudarla a que haga nuevas raíces ponerle un «mini-invernadero» con la cabeza de una botella de agua cortado por la mitad en modo «campana» dejando el tapón abierto para que se evapore el exceso de humedad. Si no tienes mucho espacio en la terraza o el balcón puedes preparar un jardín vertical ideal para dar vida a los espacios pequeños.

Libros y guías sobre huertos urbanos en el balcón

 

Si te ha gustado esta entrada, ¡comparte en las redes! #Joemquedoacasa

close

Estigues al dia de les nostres ofertes i entrades de blog per gaudir al màxim de la natura!

Ya que estás por aquí....

Este verano, más que nunca, los niños y niñas necesitaran actividades en la naturaleza, jugar con amigos y amigas, correr el aire libre...

Y en Fundesplai, más que nunca, tenemos la determinación de dar esta oportunidad a todos los niños y niñas de Cataluña. Queremos que puedan disfrutar de un casal, de una colonias y del esplai.

Ahora más que nunca necesitamos tu ayuda!

Haz un donativo